El Preámbulo a la Constitución del IWW

PREÁMBULO A LA CONSTITUCIÓN DE LOS TRABAJADORES INDUSTRIALES DEL MUNDO
La clase trabajadora y la patronal no tienen nada en común.

No puede haber paz mientras haya hambre y necesidad entre millones de trabajadores, y los pocos que forman la clase patronal disfruten todas las cosas buenas de la vida. Entre estas dos clases debe haber una lucha hasta que los obreros del mundo se organicen como clase, tomen posesión de los medios de producción, supriman el trabajo asalariado y vivan en harmonía con la Tierra.

Encontramos que la centralización de la gerencia de las industrias en cada vez menos manos hace a los gremios incapaces de afrontar el creciente poder de la patronal. El sindicalismo gremial fomenta una situación que permite que grupos de trabajadores de la misma industria estén en competencia, contribuyendo así a la derrota de todos los grupos en escaramuzas fratricidas sobre mejoras salariales. Además, los gremios ayudan a la clase patronal a engañar a los trabajadores, haciéndoles creer que tienen intereses comunes con sus patrones.

Estas condiciones sólo pueden cambiarse y los intereses de la clase trabajadora sólo pueden defenderse mediante una organización estructurada de tal manera que sus afiliados en cualquier industria, o en todas las industrias si es necesario, dejen de trabajar siempre que haya un paro o cierre en cualquier departamento, haciendo así que cada agresión que reciba una de sus partes sea respondida por la totalidad.

En lugar del lema conservadora, “salario justo por día de trabajo justo”, debemos inscribir en nuestro estandarte la consigna revolucionaria, “Abolición de la sociedad de clases”. Es la misión histórica de la clase trabajadora acabar con el capitalismo. Hay que organizar al ejército de producción, no sólo para la lucha diaria con los capitalistas, sino también para mantener la producción cuando el capitalismo haya sido derrocado. Al organizar a nivel industrial estamos formando la estructura de la nueva sociedad dentro del cascarón de la vieja.

Advertisements